19.12.10

Ya no sé ni si soy de los nuestros



Article de Joan Ollé (El periódico 19-12-2010)

Pornográfico lo del aún president Montilla con la todavía consellera Tura: amarraditos los dos, espumas y terciopelo -o tomadura de pelo- a ver si cuela lo imposible, y después de la debacle si te he visto no me acuerdo y que venga el panxacontenta de Nadal a matar el gall i a la tia PP dar-n'hi un tall, a la espera de que la guerrera Chacón saque a la calle los tanques del poszapaterismo. Y el sonriente Hereu, con más fe que su Benedicto, alcaldeando el ambiente con eso de que, a la que le bendiga el papa Pepe Primero de Catalunya y Quinto de Iznájar (¿¿¿con qué autoridad???), lo del cap i casal lo arregla en un pispás.
¿No pasean por la calle estos señores? ¿No miran, no ven, no escuchan, no oyen? ¿Aún no se han enterado de la magnitud de la decepción que han provocado con su autista (zaragocista o collbonista) nicaragüismo? ¿Cómo se puede esperar que esos expertos en enroques y enquistes lideren la renovación de su partido partido? Quizá la solución la tienen en casa y no quieren enterarse.
En Esquerra Republicana, ya hartos de su propio sonsonete, han tenido la audacia de confiar al recién llegado Tresserras una severa auditoría de sus males: la chulería -a mi parecer-el primero, como si viniesen de un planeta mejor. Los de Iniciativa no van a cambiar su discurso aunque a más de uno le resulte de otra época, cuando no mandaba el señor conde y la revolución y la coliflor eran aún posibles.
¿Se imaginan que estas hoy maltrechas formaciones invirtiesen valientemente los cuatro -o Mas- años de barbecho que les esperan en deshacerse de sus peores personajes, vicios y caricaturas -España una, in-de-pen-dèn-ci-a, verde que te quiero verde...- y, sentados alrededor de una mesa, como en el forzado tripartito pero lejos de todo poder, los mejores redactasen un acuerdo de mínimos sobre cuál ha de ser el papel de la izquierda -y si esta es posible- en este aún muy joven siglo XXI?



Mi comentario:
Tenemos un problema: en este país, la izquierda ha muerto y puestos a ponernos místicos, la resurrección es posible. Si hasta lo hizo un tal Jesucristo, no es una tarea imposible.
Ahora bien, como bien dice el articulista, hay que sentarse a la mesa (vacía, por cierto, ya no queda nada que servir tras el expolio de los inútiles del Tripartito; esto es, los "sin principios" del PSC, los iluminados amb barretina i espardenyes d'ERC, hay si mi abuelo levantara la cabeza! y los ecopijos de ICV, con sus putas bicicletitas, arbolitos de Navidad con energía solar y demás chorraditas de ecologisamo de salón) y repensar la izquierda.
Estamos en medio de una Revolución y la izquierda, tan dada a la "xerrameca" y al matíz, que frustra alternativas y hace imposible la existencia de un frente común, sólido, coherente, ilustrado y con principios y con acción también, vemos pasar por delante las huestes revolucionarias de los banqueros, los grandes especuladores financieros las grandes corporaciones transnacionales entonando el nuevo lema de la RevoluciÓn "Capitalistas del Mundo, Unios!", mientras millones de personas están sin trabajo, las pymes se hunden, los pensionistas se congelan igual que sus pensiones y nuestro bolsillo se vacía para llenar las arcas de la banca.
Vaya mierda!
El país (y el mundo) al carajo y la izquierda en desbandada, sin programa, gobernada por unos ineptos cuya mejor virtud es hacer excelentes felaciones al capital financiero.
ÇA IRA!!!

14.12.10

El camino del PSC hacia la mediocridad



Article de Joan Barril publicat a El Periódico (13/12/2010)

Duran Lleida no estará en el Gobierno catalán, sino que se quedará en Madrid. Es una buena decisión de Convergència i Unió. En primer lugar, porque la experiencia ajena demuestra que no es posible gobernar en una batalla de reinas permanente. Y en segundo lugar, porque, a la hora de negociar con el Gobierno central, Mas fracasó frente al taimado Zapatero. Tal vez Duran sea un negociador más hábil y menos entreguista que su colega nacionalista.
Que Duran Lleida, el político mejor valorado de España, no esté en el futuro Govern de la Generalitat ha provocado que el diputado del PSC en el Congreso Daniel Fernández recordara la promesa electoral de Mas por la que se comprometía a hacer un gobierno de los mejores, prescindiendo de su adscripción a CiU. Es cierto que lo dijo. Y es cierto que Duran forma parte de esa suerte de aristocracia gubernamental. Pero ello no significa necesariamente considerar que los mejores han de estar pegados a la falda del presidente.
El bueno de Daniel Fernández, antes de meterse en juicios de intenciones sobre la competencia, haría bien en preguntarse si este criterio de los mejores ha sido aplicado por el PSC en los últimos años.
Más bien todo lo contrario. Las mentes políticas más preclaras del socialismo catalán han sido maltratadas y ninguneadas hasta extremos insoportables. Nada se ha hecho desde la cúpula de los socialistas catalanes para mantener el brillo que antaño iluminaba sus archivos de militantes. A la pobreza intelectual de algunos de sus dirigentes se ha añadido una extraña aversión a marginar a aquellos que podían serles más próximos.
Esa purga silenciosa no se ha hecho desde el sectarismo, sino con un indisimulado pánico a la inteligencia. Con gente de la cultura no se gobierna, cierto, pero con la mediocridad ni se resiste. El desprecio con el que se ha tratado a los librepensadores socialistas de la primera hora es una de las causas del aislamiento social y electoral del PSC. Veremos qué hace Mas en el futuro. Porque lo que ha hecho el PSC en el pasado ya lo hemos visto.

El meu comentari:

Magnífic article de Joan Barril.
Efectivament, els apparatchiks del PSC i el seu Politburó, en la millor tradició estalinista, han fet tot el que han pogut per carregar-se la discrepància, la llibertat de pensament i el sentit crític entre la militància i per extensió, la intel·ligència.
I quin ha estat el resultat?
Un partit tacticista, sense ideologia ni principis i dirigit amb ma de ferro per una equip de mediocres i analfabets funcionals, l'única aspiració dels quals era poder viure de la política perquè els hi era impossible guanyar-se la vida com la majoria de mortals i que, en bona lògica, no es preocupaven per defensar principis sinó per defensar els seus interessos particulars i enganxar-se amb cola a les seves poltrones.
I és del tot lògic: què farien uns inútils sense perspectives professionals sinó tinguessin la política per viure del mòmio?
En definitiva, amics i amigues, que un burro sempre serà un burro i un mediocre sempre serà un mediocre.
Aquest és el drama del PSC. I per això el partit, els seus líders i els seus quadres estan amortitzats.
Que les municipals acabin de donar-li el tret de gràcia.
L'esquerra ho necessita per començar a articular una alternativa sòlida, seriosa, il·lustrada, creïble i amb principis.

(continuarà)

5.12.10

PSC: REFUNDACIÓ O TITANIC



Escric aquestes línies a una setmana de les eleccions al Parlament de Catalunya, que es van saldar amb la victòria de CIU i la debacle més estrepitosa del PSC.
A menys de 6 mesos de les eleccions municipals, el PSC es troba en un estat catatònic.
És com un zombi o com un Titànic que s'enfonsa irremissiblement a una velocitat de vertígen.
I d'aquesta situació me n'alegro.
I me n'alegro per una puira qüestió de salut democràtica i d'esperança en la regeneració de la socialdemocràcia a Catalunya, la qual, ara, en aquests moments i en aquesta conjuntura, està ferida de mort, fruit de la perversió del model de partit i de la incompetència (analfabetisme funcional) de la polítca dels apparatchiks que van "ocupar" el partit després del Putsch (volia dir Congrés...) de Sitges el 1994.
Amb la renuncia de Montilla a encapçalar la seva candidatura al proper Congrés del Partit i a assumir l'acta de diputat al Parlament, es visualitza l'acta de defunció de les pràctiques de partit estalinista que aquest illetrat (i reencarnació de Beria, al que fins i tot s'hi assembla físicament) i els seus seqüaços de la crosta del Baix Llobregat van imposar al partit arran del Putsch de Sitges on els estalinistes prenen el control del partit i instauren la màxima del "no pensis, no opinis, vota sempre el que et sigui la direcció i sobretot, aplaudeix, sempre aplaudeix".
Cert és que el model Beria (vull dir Montilla) ha proporcionat al PSC (altrament conegut com Patronat Social de Col•locacions) les més grans quotes de poder que mai ha tingut un partit a Catalunya (Generalitat, Ajuntaments, Diputacions, Diputats al Congrés...), però ho ha fet a costes de matar la democràcia interna, decapitar la legítima discrepància i d'assassinar el pensament socialdemòcrata, ad majorem gloriam del tacticisme, l'amiguisme i de patrimonialitzar en benefici propi l'interés públic.
I és clar, després d'aquestra esperpèntica, sino tràgica, experiència del Tripartit, els resultats (i és que el poble, camarades estalinistes de la direcció del PSC, no és imbècil), ha estat el d'obrir les portes del govern a la dreta per les properes 3 legislatures com a mínim. Molt bé, nois, sou una colla d'inútils!!!
Sí, apparatchiks del PSC, amb la vostra política heu matat la Socialdemocràcia a Catalunya (com ho ha fet Zapatero a Espanya) i el càstic electoral que heu sofert a les eleccions catalanes s'ha de repetir, corregit i augmentat, en les properes eleccions municipals.
Es imprescindible, per una qüestió de salut democràtica, que el PSC perdi Ajuntaments clau i les Diputacions perquè entri en una travessia del desert que el faci reflexionar i canviar.
I quan parlo de canvi no m'estic referint a la successió natural i programada dels mediocres apparatchiks, per unes noves generacions de nous apparatchiks, que ja ens coneixem.
Els cadells que vosaltres promoveu com a banderes del canvi no són sino titelles mogudes pels assassins de la socialdemocràcia a Catalunya, que sempre diran amen a la veu del seu amo. Aquests noiets i noietes, també han d'anar al contenidor de la brossa.
Del que estic parlant és d'una paraula que cal que s'obri pas entre el magma de moviments interns del partit, entre les declaracions i iniciatives de les noves (???) (velles, velles!!!) veus de "renovació" (???) que ara es deixen sentir en el PSC (els Castells, les Tures, les Gelis, els Nadals, els Maragalls...) des de l'ala dita catalanista o bé des de l'altra banda del riu, els anomenats "espanyolistes" (ah!, la fulgurant Chacon o l'ínclit Corbacho, dos cracks analfabèsties de la política).
No!!!
Cap d'aquests tenen ja força moral per encapçalar res i el millor que poden fer és anar-se'n a casa amb la cua entre cames i demanant perdó als milers de socialdemòcrates d'aquest país als quals heu fallat i heu traït.
I quina és aquesta paraula màgica?
REFUNDACIÓ!!!!
I com la propia paraula indica, refundar vol dir, i agafo el Diccionario de la Real Academia: "Volver a fundar algo. Revisar la marcha de una entidad o institución, para hacerla volver a sus principios originales o para adaptar estos a los nuevos tiempos".
Cal refundar el PSC sobre bases noves.
Cal articular una alternativa nova que faci tornar aquest partit (o un altre, perquè potser la marca està amortitzada), als seus principis originals, els quals han estat corromputs per l'èlit dirigent fins a convertir el PSC en un partit sense ideologia que fa bona la cita del genial Groucho Marx quan deia "Estos son mis principios. Si no le gustan, tengo otros".
I per això és imprescindible una nova batacada electoral el proper mes de maig en les municipals que deixi a la crosta d'alcaldes, alcaldets, regidors i regidorets del PSC sense feina, perduts i desamparats i amb l'única perspectiva de poder trobar feina (vana esperança, atesos els seus CVs!!!) en les oficines de l'INEM.
Tenim relleu? Tenim projecte?.
No. I no el tindrem mentre tota aquesta patuleia d'apparatchiks i els seus palmeros no se'n vagin electoralment a la merda. Així de clar.
Quin futur li espera al PSC?.
Literalment se me'n fot. L'únic que em preocupa és que l'esquerra a Catalunya arribi algún dia a ser capaç d'articular un projecte polític que retrobi el fil conductor amb la Socialdemocràcia (la gran vícitima d'aquests botxins inútils, oportunistes i irresponsables), que retorni la veu i la democràcia a la militància i que sorgeixi una nova generació de dirigents polítics honestos, il•lustrats i amb principis, que siguin capaços de reconstruir un edifici que ara està en ruïnes. De fer reflotar un vaixell, que aquells desaprensius han convertit en un Titanic.
En aquest objectiu, els socialdemòcrates del PSC, no hauran d'estar sols ni tornar a practicar un cop més la perversió de l'endogàmia. Ans el contrari, hauran d'obrir-se amb humilitat a l'esquerra plural que existeix al nostre país, perquè el projecte depassa de bon tros la capacitat de liderar-lo amb una sola veu.
Si això és possible, probablement el que en surti no tindrà res a veure amb aquesta ruïna decrèpita i podrida que és ara el PSC i sinó...rememorant les paraules de Cató el Vell al Senat de Roma, "Delenda est PSC".
I recordant també les paraules de Nietzsche: "per fer el meu camí, jo necessito companys, però companys vius; no pas morts i cadàvers que hagi de portar a coll allà on vagi".
La gran llàstima de tot això, és que per l'estultícia, curtesa de mires i gasiveria d'aquests desaprensius, Catalunya s'ha quedat orfe d'un gran partit socialdemòcrata.
Maleïts sigueu!!!
(continuarà)
(Un ex-militant del PSC que ha deixat de ser-ho perquè és socialdemòcrata)

31.10.10

Constituido el Gran Consejo del Rito Francés en España

Ayer, día 29 de octubre el “Gran Consejo General (Rito Francés) del Gran Oriente de Francia” constituyó, mediante entrega de Carta Patente, el “Gran Consejo General de España”; Quedando, bajo esta Regularidad, instituidos los “Ordenes de Sabiduría” o Altos Grados del Rito Francés en territorio español.
El Acto tuvo lugar en el Templo Masónico “V.·.M.·. Francisco Ramos Molins” sito en el Ateneo Cultural Minerva de Barcelona, siendo presidido por el “Très Sage et Parfait Grand Vénérable” Jean Pierre Català, asistido por su Colegio de Oficiales. Se nombró “Muy Sabio y Perfecto Gran Venerable” de este Gran Capítulo al H.·. Manuel Mor y fue instalado su Colegio de Grandes Oficiales.

JO, NO T'ESPERO, FALSARI, INQUISIDOR I ENCOBRIDOR DE PEDERASTES



Concentración el jueves 4 de noviembre, a las 19 h, en la Plaza Sant Jaume de Barcelona. ¡En defensa de la laicidad!

Ante la visita a Barcelona, dentro de unos días, del máximo responsable de la Iglesia católica, queremos hacer pública
nuestra apuesta en defensa de la laicidad, un conjunto de valores que comprende la libertad de conciencia, la autonomía del individuo, la separación entre el Estado y las iglesias de cualquier signo, y la búsqueda de la justicia y del bien común de toda la ciudadanía. La laicidad es un marco de relación que permite a los seres humanos vivir en una sociedad más justa basada en la convivencia pacífica y el respeto mutuo.

Sin embargo, algunos de estos valores son aún una utopía en nuestro país porque en él perviven privilegios que favorecen a unos más que a otros, que promueven algunas creencias determinadas por encima del interés general.
Este hecho resulta especialmente preocupante si tenemos en cuenta que estas ideas, además de conformar el mundo particular de cada cual, participan de forma activa y decidida en el debate político para definir el modelo de sociedad que queremos para todos, de modo que este mismo debate se pervierte porque algunas organizaciones disponen de un poder considerable gracias a las ventajas ilegítimas que obtienen de su relación privilegiada con el Estado.

Muchas leyes de nuestro ordenamiento jurídico están pensadas para favorecer a la religión y las confesiones religiosas, pero hay una en particular, o para decirlo con más propiedad un conjunto de leyes, que están específicamente diseñadas para favorecer a la Iglesia católica. Los Acuerdos entre el Estado Español y la Santa Sede de 1976 y 1979, el llamado Concordato, pactados en las postrimerías de un régimen franquista agonizante con el Estado Vaticano, absolutista y teocrático, se hicieron exclusivamente para blindar los privilegios de la Iglesia católica y evitar que dificultase la transición política a la democracia.

Estos pactos de carácter internacional son ahora una rémora del pasado que hay que superar, porque aún hoy en día
condicionan las libertades y la salud democrática que deseamos para nuestro país, sirven entre otras cosas para justificar la financiación de creencias privadas, para promover el adoctrinamiento ideológico en los centros escolares, que deberían ser laicos, para encubrir a delincuentes acusados de pederastia y, en medio de una crisis salvaje que golpea a las familias de nuestros trabajadores y trabajadoras, para pagar gastos suntuosos como los que comportará la visita del jefe supremo de los católicos a nuestro país.

Estos privilegios deben acabar ya. Es hora de revertir esta situación y pedir con voz alta y firme el fin de esta injusticia.

Por eso exigimos:
• Que las creencias religiosas dejen de ser financiadas con dinero público
• Que se suprima la asignación tributaria a la Iglesia católica a través del IRPF
• Que las escuelas dejen de ser utilizadas como plataformas de apostolado
• Que las religiones dejen de imponer sus prejuicios morales a toda la sociedad
• Que los clérigos pederastas y sus encubridores sean llevados ante la justicia
• Que la Iglesia deje de obstaculizar el uso del preservativo para prevenir la extensión del SIDA
• Que los niños y niñas sean protegidos de la superstición y la irracionalidad
• Que el Estado deje de promover la caridad a costa de la justicia social
• Que los actos y lugares públicos dejen de estar presididos por símbolos religiosos
• Que los representantes públicos dejen de favorecer a las confesiones religiosas
• Que se respete el derecho de todas las personas a vivir según su condición sexual
• Que se reconozca el derecho de las mujeres a decidir sobre su propio cuerpo
• Que la apostasía sea un derecho reconocido por la ley

¡Por la derogación de los acuerdos entre el Estado Español y la Santa Sede!
¡Por la separación entre el Estado y la Iglesia!
¡En defensa de la laicidad!

Concentración el jueves 4 de noviembre, a las 19 h, en la Plaza Sant Jaume de Barcelona

Alternativa Joves d’EUiA • Àmbit Prevenció • Asociación Albaceteña de Ateos,Agnósticos y Librepensadores Asociación Madrileña de Ateos y Librepensadores • Associació Cultural Roig • Associació Pro-memòria als Inmolats per Catalunya • Associació Valenciana d’Ateus i Lliurepensadors • Ateneu Eclèctic i Liberal d’Ateus i d’Agnòstics • Ateus de Catalunya • Ateos y Librepensadores de Andalucía • Ateos y Republicanos • Ca la Dona-Xarxa Feminista • Cáceres laica • Casals de Joves de Catalunya • CCOO de Catalunya • CJC Joventut Comunista • Col•lectiu a les Trinxeres • Col•lectiu Republicà del Baix Llobregat • Comitè 1r de desembre-Plataforma unitària d’ONG/SIDA de Catalunya • Coordinadora Gay Lesbiana • CNT-AIT BCN • CNT-Catalunya • Europa Laica • Iniciativa Atea • Fundació l’Alternativa • Fundació Pere Ardiaca • Joves d’Esquerra Verda • Lliga per la Laïcitat • Maulets, el jovent independentista revolucionari • Moviment Laic i Progressista • Plataforma Contra la Impunitat • UAL-Sección de Aragón • Unión de Ateos y Librepensadores

10.10.10

Cayetano Ripoll: la última víctima de la Inquisición




Las ideas sostenidas por la falacia y el engaño no pueden jamás valerse por sí mismas.
Aquellos que ejercen como guardianes de la mentira, no pueden permitirse jamás la sana confrontación con el pensamiento crítico, ya que el librepensamiento y la luz que de aquel emana, pulverizarán el dogma y la mentira, reduciendo a la nada las tinieblas y la ignorancia.
Esta es la razón por religiones "reveladas" a menudo recurren a la violencia religiosa contra los librepensadores que cuestionan los dogmas religiosos y las reivindicaciones formuladas por el religiones "reveladas".
Lo vemos hoy en muchos países islámicos donde es un delito castigado con azotes, lapidación o decapitación el cuestionar las enseñanzas en el Corán, pero del mismo modo, el Cristianismo (y desde su mismos orígenes, no nos confundamos) tan cercano a los fundamentalistas de todo pelaje que en todo tiempo han sido, ejerció de forma butal e implacable la represión contra todo aquel que se atreviera a cuestionar el dogma.
Una de las víctimas de la Santa Madre Iglesia Católica, Apostólica, Romana...así como Criminal, Mentirosa y Pedófila (¡y me quedo corto!) fue Cayetano Ripoll, a quien quiero rendir un pequeño homenaje con este post.
Cayetano Ripoll (1778-1826) era un hombre común.
Soldado durante la Guerra de la Independencia, fue capturado por los franceses y hecho prisionero.
En su estancia en Francia, Cayetano conoció el deísmo, filosofía que le llevaría a la muerte.
De vuelta a España, Cayetano Ripoll se estableció en Ruzafa como maestro de escuela, aunque no pudo ejercer sus funciones docentes durante mucho tiempo.
Alguien (siempre hay un alguien en la España Negra que ejerce como perro faldero de la Iglesia), le denunció a la Inquisición, restablecida por el ignominioso rey Fernando VII, tras el Trienio Liberal.
Las acusaciones eran muy graves. Se decía que cuando pasaba el Santo sacramento tomaba otra calle para no verlo, otros decían que no iba a misa y que no salía a la puerta de su escuela para saludar el paso del viático quitándose el sombrero, pero lo más grave de todo es que en vez de rezar el Ave María con sus alumnos se limitaba a saludar a Dios.
El 8 de octubre de 1824 fue detenido bajo tan graves acusaciones. Para ser juzgado fue entregado al Tribunal de la Santa Fe, trasunto de la Inquisición, que tanta gloria había proporcionado a la Iglesia, a la Corona y a la España Negra.
Cayetano Ripoll fue procesado y se convirtió en una víctima de la Iglesia Católica de la mano del arzobispo de Valencia, Simón López García, que quería convertir la condena del acusado en un acto ejemplarizante para todo librepensador contumaz.
Como todo juicio en la España Negra, el de Cayetano Ripoll fue una parodia de la justicia. Sin pruebas, con testigos anónimos y sin dar audiencia alguna al acusado, se dictó condena con pena de muerte, tras lo cual siguiendo el procedimiento habitual, el reo fue entregado al brazo secular (el Altar y el Trono, el Trono y el Altar...) para que ejecutara la sentencia.
No obstante, para asesinar a Cayetano Ripoll, había un grave problema. Entre los documentos de Ripoll no aparecía su certificado de bautismo, con lo cual la condena por herejía no podía ejecutarse si no se podía probar que el reo había abandonado la Iglesia habiendo formado antes parte de ella.
Y así se empezó la búsqueda febril del certificado de bautismo de Cayetano Ripoll que finalmente apareció en la parroquia de Solsona, su lugar de nacimiento.
Hallado este documento, todo encajaba. Se había probado la herejia del condenado y podía ya procederse a la ejecución de la sentencia Ad Majorem Gloriam Dei.
Y así se hizo el 26 de julio de 1826.
A pesar de que la condena como hereje le reservaba la hoguera, los jueces, con gran misericordia decidieron que sería mejor ahorcarle (las hogueras ya no estaban de modo en aquellos tiempos), aunque se instaló un tonel decorado con llamas al lado del cadalso para simular las llamas purificadoras.
Una vez ejecutado, el cuerpo de Cayetano Ripoll fue descuartizado, metido en el tonel y llevado al Cremador de la Inquisición, junto al puente de San José, en el río Turia, allí fue quemado y sus cenizas posiblemente aventadas en el río.
Hasta aquí la historia.
Esto sucedía en mismo año en que Nicephore Niepce producía la primera fotografía, en que Beethoven componía el Cuarteto de Cuerdas en Do sostenido menor y en que se publicaba " Bug-Jargal", la primera novela de Victor Hugo.

6.9.10

La mixtidad llega al Gran Oriente de Francia



Reunido en convento, el pasado jueves, en Vichy, departamente del Allier, el Gran Oriente de Francia (GODF) decidió por un estrecho margen abrir las puertas de sus logias a las mujeres. Una revolución en la francmasonería.
Guy Arcizet es el Gran Maestro del Gran Oriente de Francia.
Pequeña mayoría para una evolución histórica: por un 51,5%, los miembros del Gran Oriente de Francia (GODF) tomaron la decisión de iniciar mujeres. El paso fue dado el jueves por la tarde, en Vichy (Allier), lugar en el que 1.150 delegados de las logias del Gran Oriente celebraron su convento. El lugar fue elegido pora recordar la disolución de las sociedades secretas por el mariscal Pétain, justo hace ahora setenta años.
El artículo adoptado esta semana preve que "nadie puede ser rechazado en la obediencia por causa de discriminación, incluída la de sexo".
Hasta el momento actual, las "hermanas" podían ser acogidas como "visitantes", pero no podían ser iniciadas en la principal obediencia masónica de Francia, que tiene ya prácticamente 50.000 miembros.
El año pasado, en Lyon, una votación precedente había rechazado la "mixtidad" del GODF. Pero la misma fue anulada por cuestiones de forma. Una comisión de expertos se reunió posteriormente para tener que admitir que los "hombres libres y de buenas costumbres" a los que se referían los estatutos de la obediencia en la época de la Ilustración, no era una referencia que pudiera entenderse limitada al sentido masculino del término.
En el año 2008, un hermano se convirtió en hermana.
"Hombre" en el siglo XVIII se traduce como "ser humano" en el siglo XXI.
La decisión tomada en Vichy debería poner fin a las controversias y a la tentación separatista de algunas logias que agitan a la obediencia desde hace ya dos siglos. En la primvavera de 2008, seis logias iniciaron a varias hermanas sin pedir autorización para hacer entrar de una vez a la institución "en el camino marcado por la Historia". En el mismo año, el cambio de sexo de un hermano convertido en hermana originó un enorme rompecabezas. Y algunos hermanos descontentos dejaron caer la posibilidad de un proceso por prácticas discriminatorias.
"Vamos a apaciguar y a volver al fundamento de nuestro trabajo", pronostica Guy Arcizet, el nuevo Gran Maestro. "Soy una persona comprometida socialmente; he sido médico de familia durante cuarenta años trabajando en los barrios marginales de París, y sigo viviendo en una barriada", añade.
De 71 años de edad, miembro del Partido Socialista, quiere acentuar la implicación del Gran Oriente en las "cuestiones sociales, colocar en el centro del debate cuestiones como la igualdad de oportunidades, la ecología o los modelos económicos alternativos.

25.8.10

Caza a los masones!




Articulo publicado en France Soir y traducido en el blog El Masón Aprendiz por E.·.M.·.A.·.

Francia verano de 1940

De acuerdo con la ley del 13 de agosto “que suprime a las sociedades secretas”, se disuelven el Grande Oriente de Francia y el Gran Logia de Francia. La medida no va a tardar en afectar las otras obediencias, como el Derecho Humano. Sus bienes y sus archivos se embargan, sus templos son saqueados. El ideal humanista de las logias, afirmado por el “triple batería” “Libertad, Igualdad, Fraternidad”, divisa de la República, molesta al nuevo Estado francés que rechaza estas tres palabras. Todo funcionario en adelante debe declarar su pertenencia a una obediencia. Si es policía, militar o profesor, se le inhabilita. El Diario Oficial publica una lista de alrededor 15.000 nombres. En octubre y noviembre, el Petit Palais, en París, acogerá una “Exposición masónica”. En el catálogo, estas líneas: “Pueden observar el número impresionante de símbolos judíos utilizados por la Masonería en su ritual.”
Mientras que en París, los alemanes abren una sección antimasónica, en la avenida Foch 72, el gobierno de Vichy se dota de una Dirección General de Sociedades Secretas, directamente adjunta al ministerio de la presidencia del Mariscal (Pétain). Colocada bajo la autoridad de un historiador monárquico, Bernard Faÿ, publicará pronto Documentos Masónicos, revisada mensual que denunciará “al pulpo masónico”, “el sepulturero de la paz”. Sobre la cabecera de su primer número, una fotografía del mariscal así como algunas líneas que aportan su apoyo a la publicación: “La regeneración nacional no puede hacerse más que en un gran día. Es necesario que Francia se conozca y se reconozca. Es necesario que encuentre sus cualidades de conciencia intelectual y conciencia moral. Apruebo pues enteramente la tarea de este estudio que debe llevar la luz en un ámbito mucho tiempo ignorado por los franceses.” En la página 2, un editorial de Bernard Faÿ: “Parásito monstruoso, la francmasonería creció sobre nuestra decadencia. Los franceses deben saber cómo los ha engañado, con el fin de extirpar ese germen.”
En los reservados
Bajo la ocupación, “La Philosophie positive”, logia del GODF, a la cual pertenece Paul Regnot, “iniciado” en 1935, va a seguir reuniéndose, cada lunes, al anochecer, en los reservados de los cafés. Obviamente, no hay “ni decorado, ni ritual”, pero los “hermanos” desean salvaguardar la posibilidad de discutir, como hombres libres, sobre los temas que agitan a la sociedad: el nazismo, la ocupación, el mercado negro… Paralelamente, Paul Regnot, que tomará Pongerval por seudónimo, será un agente de enlace del CAM (Comité de Acción Masónico) una organización resistente que multiplicará las acciones: contrapropaganda, información, ayuda a los judíos, a los insumisos del STO (Servicio del Trabajo Obligatorio), a los aviadores aliados abatidos sobre Francia. Efectuará también misiones para “Résistance”, movimiento próximo a los cristiano-demócratas. En marzo de 1944, es un miembro de “Resistencia”, Michel Voisin, alias Louis-Mathurin, católico practicante, que le evitará, a él laico puntilloso, caer en manos de la Gestapo.

Fuente: Alain Vicenot/France-Soir
“No deben vacilar, la Francmasonería es la principal responsable de nuestras desdichas; es ella que mintió a los franceses y que les inculcó el hábito de la mentira. Ahora bien, es la mentira y el hábito de la mentira que nos ha llevado a dónde estamos.”

PH. PETAIN
Jefe del Estado Francés

Traducción: E.·.M.·.A.·.

20.8.10

De toros y argumentos



Ni la tradición, ni la libertad de empresa, ni la protección de una especie, ni el arte y la diversión de los aficionados sirven para justificar una actividad que produce dolor y sufrimiento a un mamífero superior

PABLO DE LORA, JOSÉ LUIS MARTÍ Y FÉLIX OVEJERO El PAIS 19/08/2010

En el mundo hay personas que creen que los animales poseen ciertos derechos, o cuanto menos que los seres humanos tenemos ciertas obligaciones para con ellos. Y también hay personas que genuinamente creen que no. No es un drama. También hay quienes creen que Elvis Presley sigue con vida, que el color de la piel debe determinar nuestros derechos o que vivimos entre fantasmas. Hay gente para todo.
Pero no hay razones para todo.
Los filósofos morales discrepan profundamente sobre el estatus ético de los animales no humanos, pero muy pocos, por no decir ninguno, sostienen que no tenemos ninguna obligación de respeto mínimo, al menos hacia los grandes mamíferos.
También los legisladores en muchísimos países del mundo piensan que la crueldad o el maltrato gratuito hacia los animales no son admisibles, llegando a considerar esos actos como delitos.
En Estados Unidos, una ley federal promulgada en 1999 castigaba incluso la creación, venta o posesión con fines comerciales de material gráfico que muestre crueldad animal. Con esa norma se trataba de poner coto a la industria de los llamados crush videos -imágenes que muestran la tortura intencional y sacrificio de animales indefensos (perros, gatos, monos, ratones y hámsters)- con los que, al parecer, algunos individuos obtienen placer sexual.
La discusión se centra, por tanto, en estas otras cuestiones: ¿qué obligaciones concretas tenemos y hacia qué animales? ¿Cómo podemos ponderar dichas obligaciones con otras consideraciones moralmente valiosas, como la alimentación y supervivencia de los propios seres humanos o la investigación médica? ¿Es el ocio o incluso el arte uno de esos bienes que cabe sopesar frente al sufrimiento cierto de un animal no humano, como ocurre en las corridas de toros?
Habida cuenta de la alarmante confusión que ha presidido estos días los debates y comentarios, queremos analizar algunos de los argumentos esgrimidos en defensa de la pervivencia del llamado "espectáculo" de los toros e impedir su prohibición.
Vamos a orillar la cuestión identitaria, que algunos interesadamente han introducido en el debate, o la disputa jurídica sobre la competencia del Parlament para tomar esta decisión, así como la hipocresía o incoherencia moral de quienes defienden la medida adoptada, pero no se oponen con parecidas armas a otras prácticas igualmente crueles. Nos centraremos en estos cinco argumentos: la tradición, la desaparición natural, la preservación de la "especie", la libertad y el arte.
El argumento de que los toros son una tradición consolidada en España -y en otros países- no tiene mucho vuelo. Que una acción se haya venido produciendo a lo largo del tiempo sencillamente no ofrece ninguna razón moral para seguir realizándola. Segundo, estos días hemos podido escuchar en boca de algunos protaurinos una preferencia por la "desaparición natural" de las corridas antes que por la prohibición impuesta por el poder público.
Las corridas ya habían perdido buena parte del favor popular en Cataluña -se dice- así que hubiera sido mejor que se dejaran extinguir por sí solas. Pero este argumento tampoco funciona. Imaginen que lo extendiéramos a otras acciones o actividades prohibidas. Que dijéramos algo así como: "Cada vez son menos los padres que maltratan físicamente a sus hijos menores, así que dejemos que desaparezca esta práctica de manera natural". O tenemos la obligación de no infligir sufrimiento innecesario a los toros -o a nuestros hijos- o no la tenemos. Esto es lo que debemos discutir. ¿Para qué prohibir algo que ya nadie hace?
Se ha aducido también que, si no fuera por las corridas, desaparecería esta "especie" de toros, y que si las prohibimos, propiciaremos su desaparición.
Es el argumento de la preservación, un razonamiento añejo en los pagos de la discusión sobre la consideración moral que merecen los animales no humanos. Al respecto cabe esgrimir, primero, que, desde el punto de vista zoológico, los toros de lidia no constituyen una "especie" independiente.
Segundo, si los aficionados son tan profundos defensores de los toros que luchan por su supervivencia, ¿por qué no aúnan esfuerzos colectivos para preservarlos creando refugios naturales en las dehesas sin causarles por ello sufrimiento, como hacemos con los bisontes, por ejemplo?
Finalmente, a nosotros nos preocupan prioritariamente -en este y en otros ámbitos de la ética- los intereses y el bienestar de los individuos que sufren el maltrato.
Las "especies" -como las lenguas, las naciones o los pueblos- no se ven afectadas por el perjuicio de su inexistencia. Si para preservar una especie debemos torturar a todos sus miembros, tal vez la preservación no sea tan valiosa.
En cuarto lugar, se apela a la libertad: la prohibición supondría un "liberticidio", han dicho algunos. El poder público no está, ha señalado una representante del PP, para decirnos cómo vestir o qué estilos de vida abrazar. Una segunda expresión de la libertad -la libertad de empresa-, ampararía también que se sigan celebrando corridas.
El argumento en cuestión presupone lo que antes hemos negado: que desde el punto de vista moral es irrelevante el sufrimiento o dolor que causemos a los animales no humanos. Si la prohibición es un sacrificio ilegítimo de la libertad de espectadores y empresarios es porque lo que ocurra con el toro en la plaza no cuenta nada. Se ha repetido hasta la saciedad, pero muchos no se han querido enterar, que nuestros ordenamientos jurídicos cuentan con multitud de restricciones a la libertad que nadie considera ofensivas ni liberticidas porque con ellas se protegen bienes igualmente valiosos o importantes, incluso cuando ni siquiera se infligen daños a sujetos con capacidad de sufrir.
La protección del patrimonio histórico-artístico, o del medio ambiente, o la disciplina urbanística, son ámbitos plagados de prohibiciones en aras a que todos disfrutemos de paisajes, o ciudades más amables, o de un legado monumental, pictórico, escultórico que estimamos valioso.
¿Alguien se imagina que un grupo de personas, basándose en la libertad de empresa, constituyera una sociedad que organizara espectáculos de tortura pública de delfines, en el que tras causarles diversos daños, dolor y sufrimiento se acabara con su vida con una espada? ¿Justificaría algo la libertad de empresa, o incluso la diversión que pudiera generar esta macabra actividad en cierto público? ¿O es que los toros merecen menos respeto que los delfines?
Ni la libertad de empresa, ni el lucro mercantil, ni la diversión de los aficionados, sirven para justificar una actividad que produce dolor y sufrimiento a un mamífero superior.
En último lugar, tal vez buscando ese otro valor que justifique el daño infligido, se esgrime habitualmente el argumento de que los toros son un arte -no los toros en sí mismos, entiéndase, sino las acciones que les provocan sufrimiento y al final la muerte-.
Pero este razonamiento es, en el mejor de los casos, incompleto, y en el peor, inconcluyente.
Lo que sí nos interesa subrayar es que, de resultas de ese debate, cabe concluir que decir que algo es arte no le confiere ningún estatus o valor especial a la actividad en cuestión. Lo que da valor -estético- a un objeto no es, pues, que dicho objeto sea simplemente catalogado como arte, sino el hecho de que se trate de buen arte o arte valioso. Por lo demás, igual que una tradición no es, por el hecho de serlo, buena o mala moralmente, tampoco lo es el buen arte.
No confundamos, por cierto, el supuesto "arte de los toros", con el indiscutible "arte acerca de los toros".
Que algunos artistas hayan realizado magníficas obras a cuenta de las corridas, como tantos novelistas las han realizado a cuenta de los asesinatos, no les otorga -ni a las corridas ni al asesinato- ninguna dignidad artística. Los fusilamientos del 3 de mayo no se disculpan por la pintura de Goya. Por seguir con la misma comparación: aunque Thomas de Quincey y algunos de los aficionados a las novelas de misterio tuvieran razón, y el asesinato fuera una de las bellas artes, ello no quiere decir que debamos derogar los artículos 138 a 143 del Código Penal. Y por cierto, un aviso para malpensantes y tramposos: no estamos comparando el asesinato de un ser humano con el sacrificio de un toro; no, no estamos estableciendo una relación de semejanza sino una semejanza de relaciones.
No han faltado en estos días los defensores de la "fiesta nacional" que nos recuerdan que este debate forma parte también de la tradición taurina, como si de un adorno se tratara. Pero no, no se trata de "dar vidilla" -con perdón por el sarcasmo dado el contexto- como si los argumentos, en el fondo, dieran igual. Cuando se discute sobre la conveniencia de una ley que ha de regir la convivencia, los argumentos son lo único que importa.

20.7.10

Manifest per un Pacte Nacional per a la Laïcitat.Una arquitectura de la convivència a Catalunya


La crisi econòmica, ambient propici per a situacions conflictives
Aquests darrers anys estem vivint una crisi econòmica d’abast global que planteja reptes que són de resolució complexa però necessària. Com és habitual, aquesta crisi està tenint el seu principal impacte en les classes populars, i està generant situacions de desigualtat. Són aquestes situacions les que poden afavorir una fractura de la convivència, on el racisme i la intolerància religiosa es barregin podent arribar a provocar greus esclats xenòfobs. La crisi, doncs, pot afavorir situacions socials conflictives.


Un Pacte Nacional per la Laïcitat, un pacte per la convivència a Catalunya
Catalunya no només està en condicions d’abordar aquest debat sense cap tipus de complexe sinó que, a més, l’adopció de mesures destinades a posar solucions a aquestes possibles situacions conflictives ha d’estar en la primera línia de l’agenda política, social i mediàtica del país. És per això que creiem que és el moment de plantejar un gran debat públic, un debat polític i social que tingui com a objectiu arribar a un gran Pacte Nacional per la Laïcitat.


Un Pacte que representi el conjunt de la societat catalana
Aquest gran acord per la laïcitat ha de ser un pacte de país, un pacte que compti amb la participació activa del conjunt de la ciutadania: associacions cíviques i confessions religioses, partits polítics, agents socials, comunitat educativa, món acadèmic, mitjans de comunicació, etc.


La laïcitat, per una societat lliure i plenament democràtica
I ha de ser un pacte que tingui com a objectiu potenciar els valors de la llibertat de consciència i de religió, el pluralisme, la igualtat, el respecte, i la cohesió com a pilars fonamentals de la convivència al nostre país. Aquests són els fonaments de la laïcitat. Perquè la laïcitat constitueix una ètica civil, universalista i independent de qualsevol confessió o ideologia. Només des de la laïcitat, la llibertat de pensament i el pluralisme es pot construir una societat lliure i plenament democràtica. I estem convençuts que arribar a consensos que puguin convertir-se en un Pacte Nacional per la Laïcitat, és una passa més en la construcció d’aquesta societat desitjada.


8.7.10

La Catalunya imaginaria

Article de Francesc de Carreras. Publicat a La Vanguardia (08/07/2010)

Entre todas las reacciones que está suscitando la sentencia del TC sobre el Estatut, la más surrealista es la declaración del abad de Montserrat: "Hay que decir que la sentencia no respeta todos los derechos que el Magisterio de la Iglesia reconoce a los pueblos que son una nación".
Caramba, caramba, con el Magisterio de la Iglesia: antes, por lo menos, esperaban a la publicación de un texto para criticarlo. La clase política ha bajado de nivel, los teólogos parece que también.
Pero el movimiento nacional ya está en marcha. Algunos alcaldes se han declarado "moralmente excluidos de la Constitución" pero sin dimitir, como sería lógico, de sus cargos. Los rectores y rectoras de universidad se han puesto una vez más al servicio incondicional del poder político, como en aquellos viejos tiempos de los gobernadores civiles del Régimen. La manifestación ya está convocada: se sabe el día, el lugar y la hora, pero no el lema, ni la bandera, ni quién la encabezará, especialmente dónde estará situado el president de la Generalitat.
La confusión es, pues, notable y el espectáculo deprimente. ¿Unidad? Si no existe entre los mismos convocantes, ¿con qué autoridad pueden pedir unidad a los ciudadanos?
Los socialistas catalanes están atrapados en la propia red que han ido tendiendo.
Ciertamente han caído en muchas trampas desde que empezó todo eso, pero esta puede ser la definitiva. Todo eso empezó cuando el PSC de Maragall pactó con ERC, a principios del 2001, la reforma del Estatut, con el fin de aliarse con los republicanos y desbancar a CiU de la Generalitat. Eso sucedió a finales del 2003 y fue entonces cuando se emprendió una insensata carrera para aprobar un nuevo Estatut. Quien ha salido ganando en todo ello es ERC, la fuerza política más inteligente de estos últimos años: ha alterado el mapa político catalán, especialmente haciendo escorar al PSC, a IC y a buena parte de la opinión pública, hacia un extremismo que antes no existía. El Estatut ha sido, desde el primer momento, un mero instrumento de las fuerzas políticas con objetivos exclusivamente partidistas, no una finalidad para mejorar el sistema de gobierno de Catalunya.
Así sucede también ahora: la sentencia es un mero instrumento.
La deslegitimación del TC empezó hace un año: cuando vieron claro que la sentencia podía ser negativa, todos empezaron a hacer cálculos electorales. Ante el vértigo de que los partidos que apoyaron al Estatut fueran considerados culpables de su inconstitucionalidad, comenzó la deslegitimación del TC con argumentos insostenibles: desde que el Estatut es un pacto político no susceptible de control jurisdiccional hasta que el Tribunal es incompetente porque no han sido renovados sus miembros. Montilla ha impulsado todas estas inconsistencias en un intento desesperado de evitar un descalabro socialista en las próximas elecciones.
Ahora se halla ante el dilema de encabezar una manifestación por el "derecho a decidir" –un sinónimo del derecho a la autodeterminación– o faltar a la palabra dada en su imprudente y demagógica alocución al conocerse el fallo de la sentencia. Cuando uno abandona sus principios y pretende aparentar que se está de acuerdo con los principios contrarios a fin de mantenerse en el poder, es natural y merecido que le sucedan cosas como estas.
Tras el fallo de la sentencia –recordemos que todavía no conocemos sus fundamentos y, por tanto, buena parte de su significado–, en la Catalunya oficial es opinión común afirmar que se ha roto el pacto constitucional. Dando por bueno que ese supuesto pacto es el que está estipulado en la Constitución, dicha opinión no puede estar peor fundada, en especial porque quienes la mantienen son, precisamente, aquellos que basan la pretendida ilegitimidad de la sentencia en el argumento de que el Estatut fue aprobado en referéndum y el tribunal no puede declarar nula una ley de esa naturaleza.
En realidad, la Constitución dice expresamente lo contrario: todas las normas y todos los poderes están sujetos a la Constitución. Y añade que para garantizar que ello sea así están los controles judiciales y, en el caso de las leyes –y el Estatut es una ley–, el único órgano adecuado para ejercer este control es el TC. Por tanto, quienes rompen el pacto constitucional materializado en la Constitución son, precisamente, aquellos que sostienen la ilegitimidad de la sentencia.
Lo más peligroso de la situación es el deterioro del Estado de derecho. El presidente de Murcia ya ha dicho que no aplicará la ley del aborto. Empiezan unos y siguen los demás. Afortunadamente los ciudadanos son más sensatos que sus gobernantes.
No crean quienes no viven en Catalunya que aquí se está masivamente en estado de guerra contra la sentencia. Sólo en la Catalunya imaginaria sucede eso. Como es natural la gente está preocupada por otros problemas que les atañen más de cerca y que los políticos no les resuelven. La desafección de la política no es culpa del TC ni de la Constitución, sino de estos políticos, los mismos que estarán en la manifestación del sábado. Pero el asunto no es grave: estamos en julio, el calor aprieta y tenemos las vacaciones a la vuelta de la esquina.

Jo no aniré a la manifestació

Article de Joaquim Coll. Historiador. Publicat a La Vanguardia 8-7-2010

Tota manifestació és un exercici legítim i democràtic, però la d'aquest dissabte em sembla políticament un error perquè pot acabar convertint una victòria, incompleta si es vol però tanmateix victòria, en un sentiment final de derrota col·lectiva. No sé veure el propòsit real d'aquesta convocatòria i, en canvi, em sembla que és una manera equivocada de fixar en la retina dels ciutadans els continguts d'una sentència que, a l'espera de conèixer-la íntegrament, dóna la raó essencial a la constitucionalitat de l'Estatut.
Si la manifestació es convoca per subratllar novament la manca d'autoritat amb què els membres del Tribunal Constitucional (TC) han emès sentència, aleshores òbviament s'ha fet tard. Recordem que els partits catalans i el president José Montilla no han fet altra cosa aquests darrers mesos que intentar ajornar un veredicte posant repetidament sobre la taula aquest argument i apel·lant a la urgent renovació del TC. El prestigi de la màxima autoritat reflexiva de la democràcia espanyola així ho aconsellava. Si la manifestació és una protesta ciutadana contra el fet que uns jutges esmenin la voluntat expressada pel poble en referèndum, sincerament aleshores cal reconèixer que tenia raó Pasqual Maragall quan a finals de l'estiu del 2009 proposava fer una manifestació preventiva. Més enllà del fet obvi que les protestes al carrer no resolen els problemes. Però en aquell moment moltes veus es van alçar dient que fer-ho era «posar la tireta abans que la ferida». Majoritàriament, les forces polítiques i socials catalanes van optar, doncs, per esperar a conèixer el contingut de la sentència, tot pressionant el TC amb l'argument sobre la seva manca d'autoritat, confiant que així aquest es veuria obligat a respectar les línies mestres del nou text estatutari.
MALGRAT que desconeixem la globalitat dels fonaments jurídics de la sentència, en general comença a ser majoritària l'opinió que l'Estatut ha quedat en termes pràctics poc afectat. Aquells que durant mesos van afirmar la imminència d'una castració química i física de l'Estatut ara callen. Ni nació, ni llengua, ni símbols nacionals, ni finançament o inversions han estat declarats inconstitucionals. S'ha salvat la dignitat de Catalunya, se subratlla des de les editorials dels principals mitjans de comunicació catalans. I en aquells aspectes on la sentència retalla la voluntat de més autogovern, particularment en l'àmbit de la justícia, la negociació política amb el Govern espanyol és una possibilitat oberta i real. D'altra banda, cal recordar que no hi havia pràcticament res a l'Estatut, fora de les competències exclusives de la Generalitat, que no quedés condicionat d'una forma o altra a la reforma de lleis estatals. Per tant, la part interpretativa de la sentència que EL PERIÓDICO ens va avançar la setmana passada no fa altra cosa que puntualitzar la lògica del desplegament del que constitucionalment no pot ser d'una altra manera; penso, per exemple, en el que fa referència a la modificació dels límits provincials per encabir-hi les noves vegueries. Aquesta prolixitat argumental s'ha desplegat per rebatre el recurs d'inconstitucionalitat del PP, però segurament també hi ha hagut un excés de zel del tribunal. En qualsevol cas, fixem-nos que, una vegada més, Catalunya ha fet de motor de l'aprofundiment del model autonòmic.
En termes d'autogovern, el nou Estatut ha valgut la pena però ha hagut de recórrer un trajecte horrorós, que ha deixat greus ferides en el cos social i polític del país. Per això ara convé rebaixar la tensió emocional, sentimental, més que no pas dedicar-nos a fomentar-la mitjançant una manifestació.
De res serveix ara sortir al carrer per cridar que el TC no hauria hagut de tocar ni una coma de l'Estatut.
La invocació al principi de justícia perfecte és una actitud que el nobel Amartya Sen, a l'obra La idea de la justicia (2010), desaconsella perquè no resol els conflictes institucionals d'un món sempre imperfecte. En política, escriu Sen, és preferible l'enfocament comparatiu a l'institucionalisme transcendental. Penso, doncs, que la pregunta que avui ens hem de formular és si amb aquest nou Estatut, fins i tot després de les rebaixes del TC, som més a prop o més lluny de l'Espanya plural i federal que persegueix el catalanisme.
Per mi la resposta és inequívoca. E pur si muove!
Decididament cal combatre la hipòtesi sobiranista que vol convèncer la majoria dels catalans en el sentit que el pacte del 1978 s'ha trencat, que el model autonòmic és un engany, que Espanya ens roba, que PP i PSOE són iguals, i que el perfeccionament federal és impossible.
Senzillament, res de tot això és veritat. Em sembla que els implícits de la manifestació del dia 10 van en aquesta direcció. Òbviament som una nació i els catalans, com qualsevol altre poble que viu en democràcia, serà el que vulgui ser.
Però cal recordar que decidim periòdicament des del 1977. No hi ha res de més perillós que quan es forcen falses unanimitats. I el catalanisme està avui més escindit que mai. La picabaralla sobre el lema, la pancarta i la senyera és quelcom més que una anècdota. Per tot això, modestament, m'atreveixo a dir: jo no hi aniré.

19.6.10

La Masonería liberal reivindica el principio constitucional de aconfesionalidad


El País (18/06/2010)

Cuatro obediencias de la masonería liberal española reunidas este jueves en el Ateneo de Madrid dieron a conocer, por primera vez, un Manifiesto por la Laicidad en el que preconizan un replanteamiento de las relaciones entre la Iglesia católica y el Estado español.
En el manifiesto reivindican un marco igualitario y libre, sin prevalencias en cuanto al cumplimiento por el Estado del mandato constitucional sobre la aconfesionalidad.
Las cuatro obediencias masónicas consideran menoscabado este principio por la preeminencia de la Iglesia católica en la vida institucional, en detrimento de otras confesiones religiosas. Asimismo, la masonería liberal propone plantear a las organizaciones sociales, civiles y progresistas una campaña destinada a suprimir la casilla de la declaración de la renta reservada a la financiación de la Iglesia católica por los contribuyentes, así como un cambio de denominación que se refiera a Ley de Libertad de Conciencia, en vez del enunciado Ley de Libertad Religiosa ahora en boga, donde esta pueda ser integrada en aquella.
En la reunión auspiciada por el foro de diálogo Ágora, cuya presidenta Carmen Serrano moderó el encuentro, intervinieron también Ana María Lorente, Gran Maestra de la Gran Logia Femenina de España; Paloma Martínez Sierra, Presidenta de la Federación Española del Derecho Humano; Jordi Farrerons, Gran Maestre de la Gran Logia Simbólica de España, así como Aimé Bataglia, del Gran Oriente de Francia.
Las participantes resaltaron que el principio de aconfesionalidad del Estado que recoge la Constitución de diciembre de 1978 en su artículo 16º, "quedó sin efecto en la práctica tras la suscripción de un Convenio Iglesia-Estado emitido apenas seis días después de la entrada en vigor de la Constitución española, en enero de 1979". A juicio de Carmen Serrano, "la democracia incluye la laicidad como requisito imprescindible de respeto a la diversidad".
Ana María Lorente, por su parte, resaltó las "inercias mentales aún vigentes imprimieron un troquel patriarcal a las sociedades ya desde hace 4.000 años, así como una concepción solar y masculina de la divinidad; durante todo este tiempo", añadió la Gran Maestra de la Gran Logia Femenina de España, "por el hecho de ser mujer, la mitad de la sociedad ha vivido bajo un sistema de creencias que le ha impedido desarrollarse libremente".
Por ello, abogó por la laicidad "como garantía de una sociedad sin discriminaciones, donde poder ser educada en la tolerancia y en el pensamiento crítico, capaz de poner en cuestión todo tipo de dogma. Asimismo, propuso una "complicidad fraternal de los dos polos de la Humanidad, hombres y mujeres", y preconizó después una sociedad "donde los derechos humanos no sean un mero enunciado".
Según Jordi Farrerons, "la laicidad es un espacio de convivencia respetuoso con todo tipo de creencias e ideologías". Para Farrerons y pese al principio constitucional, "pervive una confesionalidad sociológica del Estado aún después de transcurridas tres décadas de vida democrática en España y a cuyo amparo se produjo la legalización de la Masonería, el 28 de enero de 1980, que desde entonces se ha desarrollado". Igualmente, criticó la identificación de anticlericalismo y laicidad, ya que considera a esta como un factor de integración social.
Por su parte Paloma Martínez Sierra subrayó que España sigue siendo de facto un Estado confesional, y reivindicó una espiritualidad no confesional que la laicidad ampara. Martínez Sierra propuso una convocatoria abierta a las organizaciones progresistas para participar en una campaña que elimine de la declaración de la renta el apartado destinado a la financiación de la Iglesia católica. También se mostró partidaria de denominar Ley de Libertad de Conciencia al proyecto de legislar sobre libertad religiosa, por estimar que su ámbito sería más amplio y que la incluiría.
Aimé Bataglia, del Gran Oriente de Francia, hizo una descripción del laicismo al que consideró complementario de la tolerancia. Añadió que "no cabe confundir el espacio público, en el que se mueven los Estados, y el privado, donde tienen lugar las distintas creencias", confusión en la que, a su juicio, "se encuentran los fundamentalismos religiosos y estatales". Reivindicó las creencias como expresiones de los anhelos y deseos del espíritu humano en la esfera de la conciencia y propugnó "luchar contra la pereza mental que crea inercias capaces de adormecer la inteligencia y la vitalidad del espíritu crítico", al que atribuyó el progreso humano.

17.6.10

La crisis y las autonomías


Article de Francesc de Carreras, publicat La Vanguardia (17/06/2010)


Hay que recortar el gasto público.
Así lo dispone Europa, así lo ha aceptado el Gobierno de Zapatero. Sin embargo, son insuficientes los mecanismos jurídicos para obligar a las comunidades autónomas a disminuir el gasto.
El Consejo de Política Fiscal y Financiera, en el que participan el Gobierno y los ejecutivos de las comunidades, no es el más adecuado.
Pero quien ha de hacer frente a las obligaciones exteriores, quien es responsable ante los demás estados y ante la Unión Europea, es el Estado español y el Gobierno que está a su frente. Este problema, nada menor en estos momentos, permite ver lo errónea que ha sido la política autonómica durante los últimos diez años. Veamos.
Durante veinte años, desde 1980 hasta el año 2000, en España se hizo un enorme esfuerzo de descentralización política.
Hay muy pocos precedentes en la historia, si es que hay alguno, de un proceso en el cual se haya pasado con tanta rapidez y eficacia desde un Estado tan hipercentralizado como el español a un Estado compuesto por unos entes territoriales como son las comunidades autónomas dotados con tantas competencias, es decir, con tanto poder político.
En dos grandes oleadas, la que empezó durante los años ochenta con los primeros estatutos del más alto nivel competencial y la que transcurrió durante la década de los noventa tras los pactos autonómicos de 1992, España se convirtió en uno de los estados políticamente más descentralizados del mundo, mucho más que algunos denominados federales en sus constituciones.
¿Cuál debía ser el paso siguiente para culminar esta descentralización, esta multiplicación de centros de poder que era el Estado de las autonomías?
El siguiente paso consistía en establecer mecanismos de integración, es decir, de participación de las comunidades en la voluntad estatal, de cooperación entre estas comunidades y la Administración del Estado. Aznar ya debía haber empezado a llevarlo a cabo en su segundo mandato, pero se obsesionó en recentralizar el Estado, en fortalecer las instituciones estatales sin la debida integración en su seno de las comunidades autónomas. Integrar no es centralizar, sino ensamblar las distintas piezas de un Estado para que funcionen todas ellas con la máxima eficacia.
En efecto, el principal objetivo de todo Estado es ser eficaz, es decir, cumplir los objetivos que figuran en la Constitución –especialmente la mayor libertad e igualdad de sus ciudadanos, la garantía de sus derechos y deberes– al menor coste posible.
En definitiva, respetar al máximo la libertad individual y hacer que esta sea efectiva en la misma medida para todos. Aznar cumplió al acabar la descentralización pero no procedió a la integración.
Al contrario, frenó el proceso, no se atrevió a culminarlo. La culminación debía consistir en completar su federalización, en crear los órganos y los mecanismos para perfilar definitivamente el Estado autonómico como Estado federal: un Senado adecuado a tal efecto, procedimientos de cooperación entre instituciones, una conferencia de presidentes, la reforma de las diversas administraciones.
Zapatero accedió a la presidencia del Gobierno con un programa en el que estaban todos estos objetivos. Jordi Sevilla, el ministro de Administraciones Públicas de su primer gabinete, intentó desarrollarlo, pero no pudo, al quedar Zapatero atrapado en el proceso de elaboración del Estatut de Catalunya, que iba en sentido contrario al federalismo.
Para configurar una mayoría parlamentaria que le permitiera gobernar, dio su apoyo a los partidos del tripartito catalán comprometidos con el nuevo estatuto y, posteriormente, buscó el apoyo de CiU. Embarcado en esta dinámica –que todavía no ha terminado–, Zapatero olvidó su programa, aprobado en Santillana del Mar en septiembre del 2003, que hubiera completado la construcción del Estado autonómico en un sentido federal.
Ahora debe lamentar haber tomado una senda equivocada.
Con un diseño federal, con instituciones en las que participaran de forma regular el Estado y las comunidades, la imagen de España estaría más reforzada cara al exterior y el Gobierno más legitimado internamente para introducir las difíciles reformas que ahora se requieren.
Para no reducir gasto social, hay que disminuir otros tipos de gasto. Estoy pensando, por ejemplo, en la reforma de las estructuras administrativas, del Estado por supuesto, pero también de las comunidades y, sobre todo, de los municipios.
Las cosas, sin embargo, parecen ir en un sentido contrario. Es el caso de Catalunya. Está a punto de aprobarse la ley de Veguerías, unas nuevas instancias político-administrativas que se añaden a los municipios, las comarcas, las provincias y las comunidades autónomas. Una barbaridad en cualquier caso, pero más todavía en momentos de disminución del gasto público: nuevos cargos, más edificios, aumento de funcionarios.
¿Tiene el Estado instrumentos para realizar una reforma administrativa adecuada a las necesidades actuales? No. Se escogió el camino equivocado de las reformas estatutarias en lugar del que estaba previsto: culminar el Estado de las autonomías como Estado federal. No estamos preparados para hacer frente a la crisis.

13.6.10

Entrevista al Gran Maestro del GODF, Pierre Lambicchi. Revista Tiempo

Cardiólogo de 61 años, dirige la mayor organización masónica liberal del mundo.
L. ALGORRI lalgorri.tiempo@grupozeta.es
11/06/10

Es usted asesor personal del presidente de la República francesa. ¿Se siente poderoso?
No. Poderoso, en el sentido vulgar del término, no. Sí podría decirse que soy una persona influyente, porque los trabajos que hacemos en el GOdF son muy variados y suelen tener repercusión.

¿Qué trabajos son esos?
Nos ocupamos de lo simbólico, de lo esotérico y de lo exotérico, según nuestra tradición, pero también de lo que pasa en la sociedad. Producimos bastantes trabajos sobre laicismo, sobre desarrollo sostenible, economía social, el mundo globalizado... Y, si se nos escucha, pues eso nos hace influyentes. El hecho de tener contactos en todo el mundo también contribuye a eso.
¿Qué significa ser masón en Francia?
Yo diría que lo mismo que en todas partes. Somos hombres y mujeres que, en un momento de nuestra vida, hemos elegido construirnos. Y eso quiere decir que, partiendo de la más absoluta libertad de conciencia, tratamos de mejorarnos a nosotros mismos gracias a lo que llamamos nuestro Método. Pero también nos construimos hacia los demás, hacia quienes llamamos profanos, a través de las obligaciones sociales. La masonería del GOdF es generosa y tiene muy poco de secreta. Intentamos empapar a la sociedad.En España, ser masón sigue siendo algo que muchos ven mal, como si se tratase de una secta. En Francia, en cambio...Sí, ya sé. La diferencia está en el respeto. Mire, en Francia es muy fácil ser masón porque tenemos una democracia muy vieja en la que siempre se ha respetado a los demás. La masonería, aquí, no ha sido perseguida casi nunca. La última vez fue en 1940, cuando la ocupación de los nazis. Ustedes, en cambio...

¿Sí?
Pues ustedes siguen teniendo una Iglesia católica muy poderosa, lo mismo que el Opus Dei. Ustedes salen de una dictadura muy larga, que ha terminado hace relativamente poco y que aún no está olvidada, como lo demuestra lo que ha pasado con el juez Garzón.

¿Le preocupa eso?
Desde luego que sí. Estoy muy sorprendido por lo que ha pasado con ese juez. Permítame que sea un poco provocador. No puedo comprender que en España se acepte que se persiga a los dictadores ajenos, a los de América del Sur, pero que no sea posible investigar lo que pasó en su propia casa. Eso me parece inaudito. Esa diferencia de comportamiento, ese miedo, esa juventud de su sistema político, es lo que hace que, entre otras muchas cosas, la masonería siga teniendo problemas.

La democracia española va a cumplir 32 años.
Desde luego, pero ustedes han desarrollado una manera de funcionar en política que, más que unirles, les está separando. Tienen problemas con las autonomías, ¿no es verdad? Cada cual reacciona en función de su tendencia, y no todas las tendencias son integradoras. Hay en España una diversidad de maneras de proceder, en ese sentido, que en Francia no tenemos. Aquí tenemos una costumbre muy antigua, una tradición, una vieja cultura de la libertad, del laicismo y de los derechos humanos. España está avanzando en esa dirección.

¿Qué opina del presidente Zapatero?
No hago política. Es un representante legítimamente elegido por el pueblo español, y en tanto que eso debe ser respetado. No debo tener opinión pública sobre un jefe de Gobierno extranjero... siempre que sea legítimo, que no sea un fascista o un tirano. Si lo fuese, como el que mandó en España durante 40 años, diría otra cosa.

Usted está habituado a hablar con el presidente Sarkozy y con otras personalidades del Estado...
En razón de mi puesto de gran maestro del GOdF, nada más que por eso.

Precisamente. En España ni se sueña con que el jefe del Gobierno o el Rey reciban siquiera a los representantes de la masonería. ¿Qué opina?
Hay una excepción. En Cataluña, el señor Montilla se reunió con varios grandes maestros...

Sí, pero es lo que usted dice: una excepción.
Porque la masonería, en España, es débil aún. Y por lo que le acabo de decir: nosotros somos una vieja república que se ha construido con sangre y con esfuerzo según cuatro principios fundamentales: libertad, igualdad, fraternidad y laicismo. Que son, no sé si lo sabe usted, cuatro pilares de la masonería. En España hay aún camino por delante.

En Francia se acaba de aprobar una ley que prohíbe el uso del burka hasta en la calle. Nosotros también andamos a vueltas con eso. ¿Tiene que ver con el laicismo?
Yo creo que no. Es un problema de derechos humanos.

Explíquese, por favor.
El laicismo tiene una doble dimensión: la política, es decir, la creación de un espacio neutral que permita a todos convivir civilizadamente, y la dimensión espiritual. Esto es, lo que permite a un no creyente, que no pertenece a ninguna iglesia ni profesa ninguna fe, construirse cada día. El burka no tiene nada que ver con eso. Ponerse un burka significa que uno quiere esconderse del resto de la humanidad... o que le obligan a hacerlo, a aislarse del mundo. En cualquiera de los dos casos, es un ataque a los derechos humanos. El burka debe ser prohibido en nombre de los derechos del hombre... y de los derechos de la mujer. No es tolerable esa vestimenta que no tiene nada de religioso, que es nada más que el ropaje de la opresión de un sexo sobre otro. Incluso si alguien nos quiere hacer creer que la mujer se pone esa vestimenta para liberarse.

Ustedes tienen una preocupación intensa por el laicismo.
Sí. En Francia tenemos suerte: sólo se trata de defender la ley de 1905, la de separación de la Iglesia y el Estado. Una ley que ustedes los españoles no tienen. Se trata de defender la evidencia deque el laico es perfectamente capaz de tener una dimensión espiritual. Un laico no tiene por qué ser un ateo. Ni forzosamente un agnóstico. Es alguien que se construye una cosmogonía en libertad.

En España suele decirse que los españoles siempre vamos detrás de los curas: con un cirio o con un palo, pero siempre detrás.
[Risas]

¿Y la fama de anticlerical que tiene la masonería
En Francia, y en el siglo XXI, eso es absurdo. La masonería se preocupa de preservar un espacio laico y común de convivencia para todos. Eso no tiene nada que ver con el anticlericalismo.

La crisis que vive el mundo, ¿es sólo un caos económico o es una crisis de valores? ¿Tiene la masonería algo que decir sobre eso?
Claro que sí. Al menos la masonería a la que yo pertenezco, que es liberal y adogmática.
En términos económicos, el capitalismo nunca puede ser virtuoso, puesto que sólo persigue el beneficio. Es indispensable, por tanto, que la sociedad ponga unas reglas para propiciar que todo el sistema sea lo más virtuoso posible. El GOdF ha dicho muchas cosas desde el comienzo de la crisis. Hemos dicho que hay que clarificar el sistema económico. Y es evidente que estamos ante una crisis de valores.

¿Por qué?
Porque hemos permitido que la sociedad ponga el beneficio por delante del ser humano. Y la masonería ha defendido siempre que hay que luchar para que la sociedad esté hecha por el hombre, para el hombre y al servicio del hombre. Y no al revés, que el hombre sea un instrumento al servicio de algo que llamamos sociedad. Mire usted lo que pasa en España: el hombre no ha sido respetado por quienes sólo buscaban beneficios a cualquier precio, y ahora se encuentran ustedes en una situación muy difícil, con un paro altísimo y todo lo demás. Nadie hizo nada para que la virtud, la preocupación por las personas antes que por el beneficio, estuviese presente en la economía. Lo mismo ha pasado en Grecia y quién sabe si podría suceder en Francia.

Tengo que preguntarle por la posible iniciación de mujeres en el GOdF. Están ustedes debatiendo eso.
Como gran maestro, no tengo opinión. Lo soy tanto de quienes están a favor como de quienes están en contra. Pero sí puedo decirle que el GOdF no es una obediencia estática: está en permanente camino hacia el progreso.

En España está muy lejos aún el reconocimiento del papel de los masones en defensa de la democracia, hace 70 años.
Sí, lo sé.Pero en Francia sí se ha reconocido lo que hicieron los masones para reconstruir la democracia, tras la guerra.Perdón, no hubo reconstrucción de la democracia porque ésta nunca desa-pareció. Fue simplemente suspendida durante cuatro años por el régimen de Vichy. Los demócratas mantuvieron viva la República en la clandestinidad y los masones fueron los primeros en apuntarse a la Resistencia. Luego, la masonería impulsó todas las leyes sociales, la Seguridad Social... Era un hervidero de ideas. Como era su obligación, desde luego. Cuando De Gaulle llega a Argel, lo primero que hace es restablecer las logias masónicas que el régimen de Vichy había cerrado. El GOdF no es tan importante, pero es, a la vez, todo en la República. Entiéndame bien esto. Si desaparece la masonería en Francia, o en cualquier otro sitio, es que ha desaparecido la libertad.

¿Qué hará cuando, en septiembre, deje de ser gran maestro?
Nada. Volveré a mi consulta y seguiré trabajando en mi logia, como he hecho durante toda la vida. En masonería, el poder no es una obsesión.

Todo está en Φ

6.6.10

Alhaurin el Grande: otro reducto de la España Negra

Durante los últimos días la crueldad contra los animales, un hobby atávico en nuestro país, ha cobrado cuerpo en Alhaurín el Grande.
Se celebraban las fiestas populares de la localidad, y como en tantos y tantos lugares de nuestra geografia, correr delante de una vaquilla o un toro se ha convertido en una sádica tradición.
Tradición que en pleno siglo XXI esconde una forma pervertida y degenerada de entender lo que es valentía y diversión.
Lo ocurrido allí fue todavía más allá.
Decenas de jóvenes saltaron al ruedo y no se complacieron solo con correr delante del pobre animal, sino que lo golpearon, lo arrastraron, le dieron patadas. Lo lincharon.
Los energúmenos no se amilanaron cuando la vaquilla empezó a experimentar síntomas de sentir dolor y pavor. El animal quedó desorientado, arrastrándose, dando bandazos y sin sentido, en estado catatónico y murió allí mismo.
Fue un espectáculo horroroso para cualquier persona de bien y que solo puede complacer a los asesinos en serie, a los torturadores y a los sádicos.
Las imágenes han recorrido el mundo entero, dañando una vez más la imagen de España como una nación civilizada, ofreciendo de nosotros la visión de un país que se divierte torturando animales, gozando al ver su sufrimiento y que se excita al ver correr su sangre.
Las imágenes hablan por sí solas y en un momento determinado, los participantes en esta aberrante orgía de sangre y crueldad colocaron en los cuernos y el cuello del animal una bandera de España y otra de Andalucía, y con esta bandera atada la vaquilla se desplomó sin vida en medio del jolgorio popular y con banda de música incluída.
Y esta es la imagen deplorable y monstruosa que España ofreció al mundo entero.
Los descerebrados hijos de puta que participaron en este espectáculo abominable consideraban que colocar esta bandera sobre la pobre vaquilla moribunda era algo así como una seña de identidad española. Como una proeza que exaltaba su valor de machos.
Y esto no es justo porque la enorme mayoría de ciudadanos de este país rechazan las corridas de toros y siente asco y vergüenza cuando ve estas imágenes, pero la minoría de hijos de puta que en este país aun aprueba los espectáculos taurinos es todavía suficientemente poderosa y tiene desgraciadamente el apoyo de buena parte de las autoridades políticas (unos por convencimiento y otros por el temor a perder votos) y lo que es peor, tiene en la Monarquía a su aficionado más ilustre.
Ante esta tradición salvaje no valen excusas ni medias tintas.
O se está con la civilización o se está con la barbarie y a los intelectuales que defienden el valor cultural de las corridas de toros les diría que podrían ampliar su argumentario en favor de la barbarie proponiendo que se restauren de nuevo en España los autos de fe de la Inquisición o los ajusticiamientos a garrote vil con merienda y baile incluido para los asistentes tras el espectáculo porque al fin y al cabo, forman también parte de la mejor tradición de la España Negra que, desgraciadamente, aún pervive en este miserable y degenerado país.
Lo ocurrido en Alhaurin el Grande, es una muestra de que la España del “Viva las Cadenas”, del “Que inventen ellos” y del “Muera la Inteligencia y Viva la Muerte” aún existe.
Hoy siento asco y vergüenza de ser español.

Reflexiones sobre la crisis


Estamos viendo estos días una enorme avalancha por parte del establishment europeo, acentuando la necesidad y urgencia de que los PIGS (Portugal, Irlanda Grecia y España) sigan políticas de gran austeridad de gasto público moderando a su vez sus salarios a través de una gran desregulación de sus mercados de trabajo, que en la práctica significa posibilitar una gran reducción salarial.
Cuando los economistas liberales hablan de la necesidad de hacer sacrificios con el objetivo de salir de la crisis, siempre proponen medidas que afectan de forma predominante a las clases medias y esta apelación al sacrificio de la mayoría ha sido una constante en la construcción de Europa y del euro.
Así, cuando se tomó la decisión de que España entrara el euro, se tomaron una serie de medidas que afectaron significativamente al gasto público y a la caída de las rentas del trabajo como porcentaje de la renta nacional, mientras que las rentas del capital crecieron significativamente.
En realidad, la integración monetaria se utilizó para que las clases populares aceptaran hacer los sacrificios que aquellas élites liberales exigían.
Como escribió el economista liberal Xavier Sala i Martín, “la excusa de que Europa lo requería fue muy útil para hacer las reformas” (La Vanguardia, 17-02-10).
Ahora, de nuevo, todas estas medidas se presentan necesarias para ayudarnos a salir de la Gran Recesión y evitar también el contagio a otros países de la UE y, por ende, cuestionar la propia existencia de la unidad monetaria y del euro.
En este sentido, el paquete de medidas tomadas por el Gobierno Zapatero en el Real Decreto aprobado en la “Semana Trágica” creo que son un buen ejemplo de ello, ya que han obedecido al diktat del establishment económico y financiero internacional y a la presión del Directorio Europeo y de los grandes inversores financieros internacionales, y en concreto a las exigencias de los Estados Unidos y la China.
Todos ellos indican que hay que reducir el déficit y la deuda pública que según dicen, están impidiendo la recuperación económica.
Pero el mayor problema que tiene la economía española, y también la Unión Europea, no es ni el déficit ni la deuda pública sino el elevado desempleo.
Creer que bajando el déficit y la deuda van a reducir el desempleo es no entender cuál ha sido la causa del enorme crecimiento del desempleo, ya que no es el déficit el que ha creado el elevado desempleo sino precisamente al revés.
Pero no es sólo eso, sino que en realidad, al disminuir el déficit crecerá el desempleo, empeorando todavía más el problema y retrasando su recuperación económica.
Ya le pasó en su día al Presidente Roosevelt en 1937, cuando al creerse que estaba ya remontando la economía, saliendo de la Gran Depresión, redujo el déficit recortando el gasto público. La reducción tuvo un impacto inmediato: el desempleo creció de nuevo, y esto es lo que ocurrirá en la UE y en España.
El mensaje que se transmite con esta avalancha catastrofista es que los países periféricos, debido a su indisciplina por un lado, y excesiva exhuberancia del gasto público, por el otro, han creado un enorme problema de exceso de deuda (tanto pública como privada), que dificulta la salida de la recesión, no sólo de ellos, sino de toda la eurozona y de la UE, amenazando la propia viabilidad del euro.
No obstante, hay que saber que la deuda pública española, tanto la existente ahora como la que se prevé en diez años, será menor que la del promedio de la UE (y mucho menor que en EEUU, Gran Bretaña y Japón).
En realidad, más de la mitad del crecimiento del déficit en la mayoría de países de la Unión Europea se debe a la caída de ingresos al estado, consecuencia del descenso de la actividad económica.
La crisis en España ocurrió como consecuencia de la desregulación de los mercados financieros y su alianza con la altamente especulativa industria inmobiliaria, una alianza responsable de la burbuja inmobiliaria que, al estallar, determinó la crisis económica.
Las clases medias y el mundo empresarial, que se habían endeudado hasta la médula, no pudieron conseguir crédito, y ello provocó la ralentización económica, el crecimiento del déficit y el aumento del desempleo.
Decir pues que el déficit y la deuda provocaron la ralentización económica es un absurdo económico empíricamente comprobable.
Es el colapso del mercado de crédito el que creó el problema, cuyas consecuencias son el enorme desempleo.
Fue la banca la que, con sus comportamientos especulativos, fue creando burbujas que, al estallar, han generado los enormes problemas de falta de crédito. Y ahora están creando una nueva burbuja: la de la deuda pública.
Su excesiva influencia sobre el Consejo Europeo, la Comisión Europea y el Banco Central Europeo (este último mero instrumento de la banca) explica las enormes ayudas a los banqueros y accionistas, que están generando enormes beneficios. Consiguen abundante dinero del BCE a bajísimos intereses (1%), con el que compran bonos públicos que les dan una rentabilidad de hasta un 7% y un 10%, ayudados por sus agencias de cualificación (que tienen nula credibilidad, al haber definido a varios bancos como entidades con elevada salud financiera días antes de que colapsaran), que valoran negativamente los bonos públicos para conseguir mayores intereses.
Añádase a ello los hedge funds, fondos de alto riesgo, que están especulando para que colapse el euro y que tienen su base en Europa, en el centro financiero de Londres, la City, llamada el “Wall Street Guantánamo”, porque su falta de supervisión pública es incluso menor (que ya es mucho decir) que la que se da en el centro financiero de EEUU.
Como bien ha dicho Joseph Stiglitz, con todos los fondos gastados para ayudar a los banqueros y accionistas se podrían haber creado bancos públicos que ya habrían resuelto los problemas de crédito que estamos experimentando.
En realidad, es necesario y urgente que se reduzca el sobredimensionado sector financiero en el mundo, pues su excesivo desarrollo está dañando la economía real. Mientras la banca está pidiendo a la ciudadanía y a las empresas que se “aprieten el cinturón”, tales instituciones ni siquiera tienen cinturón. Dos años después de haber causado la crisis, todavía permanecen con la misma falta de control y regulación que causó la Gran Recesión.
Una situación idéntica se está dando ahora. Los mercados financieros especuladores están castigando a los países con elevados déficits (comenzando por Grecia e incluyendo también a España), forzándoles a reducir sus gastos públicos.
Y, como era de prever, los medios y economistas liberales están alabando y dando la bienvenida a estos mercados, pues así disciplinarán a los gobiernos que, con sus “exuberancias” de gasto público, están poniendo al euro en peligro.
Una vez más, se exige a las clases populares de estos países que hagan sacrificios, reduciendo su gasto público para poder salvar el euro y la UE, que están en peligro debido a los excesos de gasto de los países “periféricos”, como España.
Pero, por otra parte, el enorme enriquecimiento de las rentas superiores no significó un aumento en inversiones productivas, sino en actividades especulativas cuyo centro fue el complejo bancario-inmobiliario, enormemente especulativo, que creó la burbuja inmobiliaria, que al romperse colapsó el mercado crediticio, causa del problema económico cuya consecuencia es el brutal aumento del desempleo.
En definitiva, lo que en realidad se está haciendo es tomar como excusa la necesidad de salvar el euro para reducir todavía más al Estado.
Sin duda alguna aumentar significativamente el gasto público, en inversiones que creen empleo, siendo una de ellas en los servicios del estado del bienestar tales como sanidad, servicios sociales, escuelas de infancia, servicios domiciliarios, vivienda social y educación, entre otros, sectores que tienen menos empleo público que el promedio de los países de la UE (España 13.35% de la población activa, UE-15 17.34% de la población activa, en 2006).
Por cierto, gasto público social no es sólo pensiones y gastos en cobertura de desempleo.
Cuando el gobierno Zapatero indica que sus políticas mantienen el gasto social, ignora que el gasto público social incluye no sólo las transferencias (seguro de desempleo), sino también los servicios públicos del estado del bienestar que están siendo recortados al reducirse las aportaciones del gobierno central a las CCAA y a los Ayuntamientos, que son las que gestionan tales servicios.
Tal expansión del gasto público debiera hacerse mediante un aumento de los impuestos directos a las rentas más altas, aumentando la progresividad fiscal y luchando a brazo partido contra el fraude fiscal, no solo como un elemento de equidad, sino también de eficiencia económica.
Sabido es que los países del Sur de Europa tienen sistemas de recaudación de impuestos escasamente progresivos, con carga fiscal menor que el promedio de la UE-15 y con un enorme fraude fiscal (que oscila entre un 20 y un 25% de su PIB).
Son estados que, además de tener escasa sensibilidad social, tienen escaso efecto redistributivo, por lo que son los que tienen mayores desigualdades de renta en la UE-15, desigualdades que se han acentuado a partir de políticas liberales llevadas a cabo por sus gobiernos.
Como consecuencia, la capacidad adquisitiva de las clases medias se ha reducido notablemente, creando una economía basada en el crédito que, al colapsarse, ha provocado un enorme problema de escasez de demanda, causa de la recesión económica.“
O sea que estamos más atrasados por nuestra mala gestión y poca sensibilidad social, y nos piden que profundicemos en eso: en mayores desigualdades y en congelar sueldos y pensiones!!!
En definitiva, nos dejamos apretar por las grandes corporaciones y los bancos, en vez de que sea al revés y estas instituciones se comprometan a contribuir mejor económicamente para el desarrollo de nuestros gobiernos.
Asimismo, debería llegar crédito de una vez a las PIMES, las principales generadoras de empleo que están sufriendo en carne propia los efectos del excesivo poder del capital financiero y su influencia en la Unión Europea y sus estados miembros.
Nos están proponiendo las mismas políticas de austeridad que el presidente Hoover propuso para resolver la Gran Depresión, cuando lo que se necesita es precisamente lo contrario, tal como hizo el presidente Roosevelt estableciendo el New Deal.
Un gobierno socialdemócrata debería ser sensible a este cambio de rumbo, pues la continuación de sus políticas de apaciguamiento de los mercados especulativos, reduciendo el gasto público es, además de erróneo, políticamente suicida.

5.4.10

Benedicto XVI: encubridor de pedófilos

Un interesante video que no os podeis perder sobre los usos y costumbres que rigen en la Santa Puta Madre Iglesia Católica, Apostólica y Pedófila.


¡Habría que curar a los católicos!



Article de Gustavo Vidal Manzanares, publicat a "El Plural" (5-4-2010)


Estos días he recordado el latiguillo de una oronda periodista vinculada a medios ultraconservadores: “…curar a los homosexuales”. Sin embargo, al contemplar el circo de latigazos, saetas, pies descalzos e individuos con capuchas y velones me he preguntado si, más bien, no habría que plantearse curar a los católicos.
Así, pienso que, en realidad, deben curarse quienes creen que Dios tiene un hijo y este hijo ha nombrado representante suyo en la tierra a un octogenario, presunto encubridor de pederastas y afiliado, en sus lejanos años mozos, a las juventudes hitlerianas.
Pienso que habría que curar a quienes creen que el fundador del cristianismo no vino al mundo como todos, sino mediante un nacimiento virginal, habiendo sido antes inoculado por un ente espiritual en un útero (virgen también, por supuesto). Creencia, por lo demás, poco original ya que el concepto de alumbrar virginalmente se toma de Egipto, en concreto de la diosa Mut.
Pienso que habría que curar a quienes aseguran que su fundador resucitó literalmente, ignorando que esta es una creencia copiada de Egipto, en concreto de Osiris. Ciertamente, como enseña el estudioso de las religiones, Sebastián Vázquez Jiménez, el cristianismo bebe de la religión egipcia, pues no hay que olvidar que ambos credos convivieron durante quinientos años.
Pienso que habría que curar a los costaleros, piadosos individuos que se chafan la quinta vértebra lumbar cargando imágenes ciclópeas pues eso “puntúa para la otra vida”…Vista con frialdad, la “semana santa” convierte muchos lugares en un gigantesco manicomio. Al menos, según mi entender.
Pienso que habría que curar a quienes creen que un oblea y un copa de vino se transustancian en la carne y sangre de un judío fallecido hace dos mil años.
Pienso que habría que curar a quienes creen que alguna divinidad se aparece sobre una peña, un árbol, un río… y construyen ermitas y catedrales a su alrededor.
Pienso que habría que curar a quienes peregrinan hacia esas ermitas y catedrales en espera de que la divinidad aparecida les prodigue bendiciones.
Pienso que habría que curar a quienes consideran infalibles a individuos que condenaron, mediante encíclicas, la democracia, el socialismo y las libertades.
Pienso que habría que condenar a quienes conciben a Dios como un todopoderoso contable de pecados que se perdonan después de ser confesados a un señor que bosteza tras un confesionario.
Pienso que habría que curar a quienes hablan de un Dios de amor, pero que va a condenar a la mayoría de la humanidad a suplicios eternos.
Pienso que, tras estas reflexiones… quizá me encuentre equivocado, que a nadie habría que “curar” por lo que piense, crea o sienta, por muy disparatado que nos suene. Y por eso, precisamente por eso, pienso que quienes hablan de “curar” a terceros, deberían ser los primeros en callar y mirarse hacia dentro.